¿Por qué las «dietas rápidas» no son recomendables?